E-Learning


TIC, E-LEARNING Y EL ROL DOCENTE

Posted in elrn09 por Aida Lorena Barreto Moreno en abril 20, 2010

El surgimiento de herramientas que acompañen el quehacer diario de las personas, ha contribuido  a la creación cada vez mayor de medios que permitan masificar y manipular la información desde cualquier contexto y que a la vez se conviertan en vehículos de la comunicación, facilitando así el acercar y agilizar la labor de quien las utilice.  Para lograr apropiarnos del impacto de las TIC en la sociedad, es necesario comenzar por revisar la historia de las tecnologías como tal, para de esta forma identificar cuándo, cómo y dónde ha afectado el uso de estas, y desde luego hacer un acercamiento a lo que se espera de la sociedad y la educación frente a su masificación.

No se puede hablar de TIC únicamente refiriéndonos a INTERNET o a computadoras, pues estos no son solo unas de las tantas vías de manipulación de información, ya que desde hace muchos años la sociedad se ha visto inundada de medios de comunicación como: la televisión, la radio y otras más; desde donde se ha tenido acceso a los datos y utilización de la información, cabe destacar que uno de los mayores beneficios que se ha tenido con la televisión como herramienta tecnológica y educativa a nivel de Latinoamérica es en Brasil, donde se lleva a cabo dos proyectos denominados “Telecurso” y “Futura”, los cuales buscan llevar a los hogares y poblaciones menos favorecidas la educación a través de este medio y actualmente tiene un gran reconocimiento y auge internacional; este es un ejemplo de acercamiento a la sociedad por medio de las tecnologías que favorecen el crecimiento tanto individual como colectivo, y que para algunos ha tenido un impacto positivo o negativo, según el conocimiento que se haya obtenido.

Para comprender el grado de influencia de las TIC en la sociedad,  las afectaciones que estas han tenido en los diferentes ámbitos y el futuro que le espera, es necesario remontarnos a la revolución industrial, la época de los ferrocarriles, la electrificación y la era de la información, donde ya se venía hablando del advenimiento de la revolución tecnológica, pues si ya la humanidad se había visto expuesta a una industrialización, era hora de que se aumentara la generación de herramientas creadas por el hombre y que fueran capaces de estar a disposición de él y no al contrario, es decir, abrir el camino a la tecnología informática, que al igual que el ferrocarril en el siglo XIX fue el boom y en nuestros días ya tan solo ocupa un espacio de la vida cotidiana, o en muchos de los casos ya se olvidaron de su existencia. Hoy en el siglo XXI el uso de las TIC desde sus inicios se a pronosticado una etapa de larga duración, es por esto que a partir de las transformaciones que se empezaron a dar, diversos autores prefirieron dividir a la sociedad en dos puntos de vista, la “sociedad de la información” y la “sociedad del conocimiento”, aunque son dos términos diferentes ambos llevan una relación intrínseca que termina por convertirlos en uno solo, pues mientras que el primero trata los datos, el segundo los genera o produce con el fin de darlos a conocer, por lo tanto, cabe destacar que el futuro que se espera de las TIC es “la generalización de accesos de modernidad y eficiencia, influye positivamente sobre la aceptación social de las tecnologías. Los efectos del cambio tecnológico en marcha se propagan en la medida que tal generalización se produzca” (CEPAL – UNESCO, 1992), es decir, que la aceptación y masificación de  las tecnologías ha permitido generar nuevo conocimiento, y a la vez convertirlo en el motor del cambio en la sociedad la cual ha comenzado a redefinir los mecanismos de construcción del mismo.

Ahora, si somos conscientes de la influencia que ha venido forjando el uso de tecnologías para el acceso y distribución de la información, es necesario llevar a cabo un revisión exhaustiva de las implicaciones que conlleva su aplicación en la educación, la cual no debe dejarse de lado, sino al contrario debe tomar una connotación de relevancia tal que permita identificar minuciosamente los factores asociados a la aplicación de modalidades de aprendizaje virtuales, que como ya se ha investigado puede presentar algunos puntos débiles, como la cantidad de trabajo que requiere frente a modalidades convencionales, la preparación de material y el contacto del profesor con el alumno, donde este ultimo en muchas oportunidades ha llevado a la deserción y falta de interés por los cursos on-line.

“Han surgido una serie de mitos de la sociedad de la información (Cabero, 2007): mito de la sustitución del profesor; mito de la construcción compartida del conocimiento; la tecnología como la panacea que resolverá todos los problemas educativos. El riesgo que hay que evitar a toda costa el de creer que las tecnologías de la comunicación pueden llegar a ser, sin intervención alguna, tecnologías didácticas (Ardizzone, 2004). Las tecnologías tienen su evolución propia las cuales para la educación, por un lado son un medio y por otro un fin, en cuanto a las competencias que debe adquirir el ciudadano para integrarse a la sociedad de manera eficiente, entonces corresponde realizar un análisis y comprensión de las tecnologías desde la perspectiva educativa (Garrison, 2005).”

Diversas experiencias de e-learning han puesto de manifiesto, que en efecto, la intervención del docente en la educación es un factor crucial para el empoderamiento y acercamiento de los individuos a estas modalidades, pues se debe garantizar resultados de aprendizaje, este ultimo visto como necesario a lo largo de la vida y determinado por la calidad del contenido, la “tutoría integral” y el entorno tecnológico.  Algunos de los obstáculos puede ser que el e-learning le falte contenido, demuestre poca didáctica, no considere el potencial real de la tecnología y principalmente se olvide del factor humano en la interacción entre profesores y alumnos.

No obstante, cabe resaltar que en el e-learning el protagonista del proceso es el alumno, ya que el autoaprendizaje adquiere un papel relevante, pero es el docente quien le brinda las herramientas necesarias para el uso de la tecnología en su proceso, como despertar en el estudiante el criterio para distinguir la información importante, aumentar sus capacidades de comunicación con el tutor y los compañeros, envolverlo en la experiencia del aprendizaje a distancia y en el conocimiento de sus propias habilidades y capacidades personales para aprender en entornos virtuales.  Junto al enorme potencial del uso de las tecnologías, hoy sabemos que todo aprendizaje es el resultado de un proceso interactivo (otras personas, contexto propio, otros contextos) (Moreno, 2003) y que existe una correspondencia formal entre los modelos cognitivos en la memoria y la estructura de la web.

En fin, consideraría que el tutor en el e-learning en cierta medida debe haber sido estudiante on-line antes, ya que debe ser capaz de adaptarse a los constantes cambios y demandas de la sociedad del conocimiento, y su pretensión debe ser formar estudiantes autónomos, capaces de autodirigir su proceso de aprendizaje permanente, sin límites geográficos y bibliográficos, a partir de una experiencia previa.  “Además de la función didáctica tradicional, el docente está llamado ahora a desempeñar otras funciones de tipo social, de gestión y tecnológicas, las que son funciones del equipo e-learning (Ardizzone, 2004), es un mediador entre la información y el conocimiento (Tribó, 2005).”

REFERENCIAS BIBLIOGRAFICAS

  • Standage, T.; Booth, T.; Carr, G.; Edwards, B.; Kluth, A.; Loder, N.; Siegele,          L. y Vaitheeswaran, V.  (2008), El futuro de la tecnología, Buenos Aires, Cuatro Media.
  • Valverde Berroscoso, J. y Garrido Arroyo, Maria C. (2005).  La función Tutorial en Ambientes Virtuales de Aprendizaje: Comunicación y Comunidad.  Revista Latinoamericana de Tecnología Educativa.  [http://www.unex.es/didáctica/RELATEC/sumario_4_1.htm]
  • NEGROPONTE, Nicholas.  (1995) El mundo digital. Barcelona, Ediciones B.
  • Yanes, J. (2006). Las TIC y la crisis de la educación. (p. 160). Madrid, España: Editorial Virtual Educa.
  • Castaño, L., Fajardo, M. y Patiño, L. (2002). Universidad, educación y nuevas tecnologías en Colombia: La necesidad de un trasfondo pedagógico. Bogotá, D.C., Colombia: ICFES.
  • SEOANE PARDO, Antón M.& GARCÍA PEÑALVO, Francisco José (Grupo de In-vestigación en Interacción y eLearning) (2007): Los orígenes del tutor: fundamentos filosóficos y epistemológicos de la monitorización para su aplicación a contextos de e-learning. SEOANE PARDO, Antón M (Coords.) Tutoría virtual y e-moderación en red [monográfico en línea]. Revista Electrónica Teoría de la Educación: Educación y Cultura en la Sociedad de la Información. Vol. 8, nº2. Universidad de Salamanca. [http://www.usal.es/~teoriaeducacion/rev_numero_08_02/n8_02_seoane_garcia.pdf ] ISSN 1138-9737
Anuncios

3 comentarios to 'TIC, E-LEARNING Y EL ROL DOCENTE'

Subscribe to comments with RSS o TrackBack to 'TIC, E-LEARNING Y EL ROL DOCENTE'.


  1. Solo te tengo una pregunta Aida “tu crees que la historia define nuestro futuro?

    Visita mi blog http://www.apastorp.spaces.live.com

  2. Jean Michel said,

    Lorena,
    justo una pregunta en relación con Moreno (2003) cuyo nombre no aparece en referencias bibliográficas. ¿Se trata de Manuel Moreno, de la U.de Guadalajara?

    Habla de “tutoría integral” que, por supuesto, implica al docente y al estudiante correspondiéndole al docente preocuparse por ´mostrar el camino, motivar, acompañar, sugerir, orientar…Se quiere buscar la autonomía del estudiante pero no es algo innato y si nadie lo guía hace lo que cree que debe hacer si tiene plena conciencia que debe construir su aprendizaje para el futuro; de lo contrario se deja distraer y, en un curso en línea, espera a ver qué va a pasar hasta que se aburre y se retira del curso. A veces acusando al docente de haber cumplido con sus funciones!…

    Jean Michel Chaupart


    • Hola Jean Michel,

      Exactamente, ubico este conjunto de palabras entre comillas porque para mi concepto es muy interesante el punto de vista que el pone del rol del tutor en el ambiente de e-learning y me pareció conveniente traerlo a colación en mi escrito, la perspectiva que el muestra de la orientación que se debe dar en un curso on-line es precisamente el motivo de mi revisión bibliográfica y que en cierta medida me ayudo a despejar bastantes dudas al respecto. Al igual, que muestra un panorama frente al resultado que debe conllevar el aprendizaje.

      Gracias por tu comentario y aclaración,


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: